eventos-siete

Sin categoría

El “no” que todo organizador debe aprender

1 Dic , 2017  

Todo el mundo tiene un límite y cuando se trata de ofrecer un servicio no hay excepciones. Todo negocio dice que “los clientes siempre tienen la razón”, pero no siempre se trata de eso, sino de saber cuándo decir NO para que no pierdas la cabeza organizando y creando, de la nada, nuevos inventos solo por complacer a tu cliente.

No hay nada más peligroso que un cliente molesto, pues son capaces de hacer cualquier cosa porque su producto quedé como ellos quieren. Por ello, y muchas otras cosas, es mejor no prometer nada y ser 100% realistas con el producto que ofrecemos, manejando todo bajo un argumento real.

En el caso de los organizadores de eventos todo esto puede resultar muy complicado pues son los encargados de la logística, felicidad y diversión de los invitados y a quienes se les celebrará. Los recuerdos de ambas partes, depende de quienes realizan las fiestas y todo lo que podemos encontrar en ellas.

Hace ya un tiempo me dedicaba la fotografía de eventos sociales y ver todo lo que había detrás de bambalinas fue todo un espectáculo; mucha gente piensa que simplemente se trata de tener buenos contactos y una estrategia estable; sin embargo, todo eso funciona si quien está a cargo sabe para dónde, cuándo y cómo moverse y a su personal también.

organizadores-de-eventos-sociales

Yo trabajaba para eventos siete y al tener tantos servicios juntos y que ofrecen a todo tipo de público, a veces me tocaba ir y venir en un mismo día a varios eventos. Era obvio que terminaba agotada, pero valía la pena porque no sólo hacían sentir bien y satisfechos a sus clientes, sino también a sus empleados con la mejor organización.

Nunca escuché de un problema hasta que me fui metiendo un poco más en la organización y a ver todo tras bambalinas muy temprano. Todo comenzaba con los fotógrafos, estos tenían que acudir al lugar donde los festejados para tomar fotos mientras se alistaban –no siempre era así, solo en eventos grandes como bodas y XV años- y el encargado de video hacia los mismo.

Mientras tanto en el salón todo el mundo corría y había llamadas todo el día hasta que termina el evento; muchos clientes querían cosas de último minuto que salía de las manos de los organizadores. Un buen organizador prevé todo lo que puede pasar y lo presenta a su cliente, en caso de que tenga un costo extra.

Si esto no pasa con tu organizador es probable que no tenga tanta experiencia como dice o la suficiente como tener el evento de tus sueños. Son caros, es lo único que podemos decir, así que ve a tu banco favorito, como Bancomer y pide un préstamo ya porque es la persona que se encargará de que tú solo seas el (la) más feliz del mundo en ese día tan especial.

¿Has contratado a algún organizador? Queremos saber tu experiencia, cuéntanos todo escribiendo en la caja de comentarios y regálanos un like. No te vayas sin compartir este post con todos tus amigos en redes sociales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

www.000webhost.com